jueves, 19 de mayo de 2022

I. La irresponsabilidad de perjudicar a inocentes opositores/as

La pasada semana se publicó un anuncio del juzgado informando del contencioso administrativo contra un concurso-oposición libre de plazas de PAS laboral que está generando mucha incertidumbre y preocupación

Hasta hace poco, NO era «normal» que se recurrieran judicialmente las convocatorias de plazas libres convocadas para PAS. Algo que, si ha venido sucediendo de forma habitual en el Gobierno de Canarias, ocasionando retrasos, anulaciones con retroacción de efectos administrativos, nulidades con pérdida de derechos… y una enorme cantidad de perjuicios a quienes se presentaban a esas convocatorias. El resultado, en esos casos de la Administración autonómica, ha sido angustia, incertidumbre, preocupación y plazas con destinos «provisionales» pendientes de sentencia que no pueden consolidarse definitivamente y una cantidad ingente de personal temporal que se ha tenido que contratar para sustituir los puestos que se anulaban judicialmente. En definitiva, extendiendo la precariedad y la temporalidad hasta niveles caóticos.

Sin embargo, en los últimos tiempos, parece que esa costumbre también ha llegado a la Universidad de La Laguna. En el caso de las plazas de PAS funcionario C1 Administrativo que se examinan este sábado, la convocatoria fue recurrida por personas vinculadas con academias de formación de oposiciones y su motivación era impedir la valoración de méritos que, según los recurrentes, podían beneficiar al personal interino. Como se observa, los recurrentes pretendían limitar o reducir el derecho del personal interino y, a la vista del resultado de las sentencias, no lo lograron. Sin embargo, buscaron defectos formales para lograr que los juzgados retrasaran la convocatoria tres años, aunque sin cambiar para nada el contenido ni el sistema de valoración de méritos.

El siguiente caso que ha llegado hasta la ULL es el recurso contra la convocatoria libre de plazas de PAS laboral Auxiliar de Conserjería. Pero lo llamativo en este segundo caso es que los recurrentes son gente de dentro, compañeros nuestros. Y eso si se sale de toda lógica, por lo que se han visto obligados a sacar un comunicado intentando explicar sus motivos.

Y después de leer varias veces sus razones, seguimos sin entenderlo. Vienen a decir que ellos no han demandado a las personas sino a la ULL, que la notificación del juzgado es «solo un acto administrativo», dicen que es su «obligación» demandar cada vez que hay una «irregularidad», que los perjuicios que se van a ocasionar no son culpa de ellos y que «todo está en la mano de la judicatura».

Vamos, cualquiera se da cuenta que simplemente están tirando balones fuera y eluden su responsabilidad. En realidad, SÍ demandan a las personas que participan en ese concurso-oposición. Precisamente porque esas personas son codemandadas es por lo que el juzgado obliga a dar publicidad en el BOC abriendo un plazo para que, los/as perjudicados/as por el recurso puedan comparecer a defender la convocatoria (a defenderse). La notificación no es un simple acto administrativo, sino que es el reflejo del derecho a la defensa que tiene toda persona que se vea perjudicada o atacada por una demanda, aunque los recurrentes no te citen en su escrito (no hacerlo así se generaría indefensión jurídica).

Dicen que presentan el recurso por una irregularidad relacionada con el orden de publicar las convocatorias y porque no se ha negociado con el Comité de Empresa. Y, sin embargo, el resultado final del concurso y del concurso-oposición libre SÍ respeta el orden establecido por el Convenio Colectivo y el Comité de Empresa, supuestamente ninguneado según los recurrentes, no ha recurrido la convocatoria. Por lo que hemos de deducir que, haya pasado lo que haya pasado en la negociación, no tiene la gravedad suficiente como para adoptar una medida tan drástica.

Y siendo conscientes de eso, igual que lo saben los recurrentes (que cualquier irregularidad detectada no tiene entidad para anular la convocatoria, tal como pasó con las de C1 Administrativo), no nos queda otro remedio que preguntarnos ¿Por qué se recurre en esta ocasión? ¿tal vez en esta en particular había otro tipo de intereses que explican sus razones y no se atreven a decir? ¿retrasarla? ¿Para qué? Porque decir que «todo está en la mano de la judicatura» es una desvergüenza absoluta, cuando los jueces intervienen en este caso solo porque ellos han presentado el recurso.

En CCOO somos conscientes de que, en ocasiones, se pueden emprender acciones que pueden perjudicar a otras personas, pero eso solo debe suceder cuando la gravedad de los hechos que se denuncian es de tal magnitud que justifica los perjuicios. Se trata de ver una balanza imaginaria y, en cada lado, lo negativo de NO recurrir y lo negativo de SÍ recurrir, si se hace así es fácil tomar una decisión justa y razonable. Salvo que se actúe con ceguera o sin importar las consecuencias.

Y, en todo caso, solo se justifica perjudicar a alguien porque, al mismo tiempo, se esta defendiendo el derecho de otras personas y en esa colisión de intereses vemos que unos tienen más razón que otros. Hacer daño a la gente de forma gratuita e innecesaria no se justifica ni debería ser admisible.

miércoles, 18 de mayo de 2022

Muy mal comienzo de la Junta de PAS funcionario

El lunes se constituyó formalmente la nueva Junta de PAS funcionario tras las pasadas elecciones y, lamentablemente, con un muy mal comienzo

En la información que enviamos tras conocer el resultado de la votación ya señalamos el aspecto negativo de la baja participación, por lo que la nueva Junta de PAS funcionario nace debilitada por falta de apoyo de la plantilla. Así que era lógico esperar una mayor cohesión de las dos candidaturas presentadas (CIPAS y CCOO), con más participación e integración que nunca. Al menos, eso es lo que se podía suponer aunque haya sucedido todo lo contrario.

Lamentablemente el grupo mayoritario ha excluido a CCOO de los cargos representativos, copando los cuatro puestos que controlan la información y las negociaciones con Gerencia (Presidencia, Vicepresidencia, Secretaría y Vicesecretaría) al mismo tiempo han impedido un desarrollo normal, participativo y democrático de la Junta en el día de su constitución.

Desde CCOO habíamos pedido una reunión presencial, ya que parecía adecuada una primera sesión con un sistema más participativo, personal y cercano en lugar de la videoconferencia. También presentamos una propuesta explicando que era necesario reflejar en las responsabilidades de la Junta la pluralidad y representatividad de las dos candidaturas, por lo que la representatividad reflejada en las elecciones de 5 (CCOO) y 8 (CIPAS) debería trasladarse también a las responsabilidades por lo que era lógico que la Vicepresidencia se asignara a nuestro sindicato ya que los otro tres cargos eran de CIPAS.

Sin embargo, de forma lamentable e injustificada, se nos dijo que no. De la misma manera que también se negaron a cumplir con lo previsto en el Reglamento de funcionamiento y entregar la documentación que avala la idoneidad de los dos compañeros ajenos a la Junta que CIPAS propone para asumir tareas representativas a pesar de que no resultaron elegidos en las elecciones.

La Junta, sumando el voto conjunto recibido por las dos candidaturas, apenas superó el 40% de apoyo en las elecciones. Así que la exclusión de CCOO reduce a solo un 27% (los recibidos por CIPAS) el porcentaje de compañeros y compañeras del PAS funcionario que se verán representados por quienes, ahora, tienen que negociar con Gerencia. ¡No! No parece una buena forma de comenzar, si se empieza divididos y debilitados. Al menos, a nosotros no nos parece la mejor manera.

Las explicaciones que han manejado para justificarse son absurdas. Decir que quien obtiene la mayoría “tiene derecho” a tener toda la capacidad de dirigir, como si se tratara de un Gobierno, es una interpretación errónea ya que la Junta no es un órgano de gobierno sino uno de representación. En “política” lo más parecido a la Junta serían las Mesas de los parlamentos, donde están representados proporcionalmente todos los grupos parlamentarios importantes… ¡sin exclusiones!. Hacerlo de otra manera, tal como se ha hecho en la Junta de PAS funcionario, es borrar el voto y las sensibilidades de una parte de la plantilla y, como ya hemos dicho, poner la representatividad de todo el sector del PAS funcionario en manos de solo el 27% de los votos. Porque CIPAS solo tiene esa representatividad después de las pasadas elecciones.

Pero, sin duda, fue más lamentable y desafortunada la argumentación de la presidenta de la Junta, cuando afirmó que no querían a la gente de CCOO en los cargos representativos porque “no confía en ninguno de nosotros para forma equipo de trabajo”. Como si la Junta fuera un chiringuito personal en el que una única persona pueda decidir las cosas a partir de sus preferencias. Aunque después de lo visto parece que esa es la realidad que nos tocará vivir durante los próximos cuatro años.

En los cuatro años anteriores CCOO estuvo en desacuerdo con muchas actuaciones de la Junta y con la manera de hacer las cosas, pero mantuvimos silencio sobre esas discrepancias con el objetivo de mostrar unidad y fuerza. Especialmente fuimos discretos con estas diferencias durante la pandemia, dada la gravedad de la situación y todos los problemas que hemos tenido que superar para seguir funcionando.

La baja participación en las elecciones nos dice que algo hemos estado haciendo mal y que, por eso, es necesario un revulsivo. Un cambio de actitud que ilusione y demuestra al personal de administración y servicios funcionario que la Junta les representa. No estamos dispuestos a repetir los errores del pasado y aceptar calladamente las imposiciones, la falta de transparencia y el ocultismo.

Sinceramente no esperamos que quienes han comenzado dividiendo y excluyendo, vayan a cambiar de actitud voluntariamente. Pero queremos creer que quienes les han votado puedan influir lo suficiente para que, al menos, reflexionen un poco. También esperamos que el resto de la plantilla tome conciencia del problema y decida actuar para reconducir la situación.

lunes, 16 de mayo de 2022

El Consejo de Gobierno de la ULL aprobó la OPE de estabilización

El Consejo de Gobierno de la ULL, del pasado viernes, aprobó las Ofertas Públicas de Empleo (OPE) extraordinarias por estabilización de PAS funcionario y PAS laboral

El Consejo de Gobierno de la ULL aprobó una OPE extraordinaria por estabilización para un total de 96 plazas de personal de administración y servicios. De las que 30 corresponden a personal funcionario y 66 a personal laboral. La diferencia se explica porque hay mucho más personal laboral temporal que funcionarios interinos.

El siguiente paso será la negociación de los baremos y de las convocatorias, con el objetivo de que estas plazas se convoquen lo antes posible.

[Arriba a la derecha mostramos las plazas de PAS funcionario y abajo las de PAS laboral]

El acuerdo se adoptó casi al límite de tiempo (todavía queda publicarlo en el BOC para que sea efectivo), pero se ha tenido que esperar por la previa conformidad del Ministerio de Hacienda y Administración Pública para hacerlo con plenas garantías.

No es obligatorio pedir la conformidad anticipada de Hacienda, ya que suele ser al revés: primero se publica y luego ellos lo revisan y si encuentran algo mal piden que se publique una corrección. Sin embargo, en este caso se consideró conveniente hacerlo de manera previa ya que se trataba de una aplicación de la Ley que tenia límite de tiempo y, si contenía errores, no sería posible subsanarlo

viernes, 13 de mayo de 2022

Nueva versión de la LOSU: algunas mejoras, pero...

El pasado 9 de mayo se ha difundido una nueva versión de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU). Este es el primer texto publicado al respecto desde la toma de posesión del ministro Subirats en diciembre de 2021

A la vista del documento, CCOO convocó inmediatamente una reunión por videoconferencia de la Sección Federal de universidad (integrada por los/as representantes autonómicos del sector) para planificar el trabajo y trazar un primer análisis de urgencia. Programando, además, unas jornadas de debate para los días 23 y 24 de mayo en Madrid, en las que también se aprovechará para estudiar el proyecto de Ley de la Ciencia.

La nueva versión, continuista respecto a las anteriores, recoge algunas propuestas de CCOO, aunque se mantienen puntos en conflicto.

Lo primero que cabe preguntarse es qué pretende resolver la LOSU. En una primera lectura, vemos que siguen sin solucionarse los grandes problemas de la universidad española:

● Falta de financiación (aunque se recoge que se destinará como mínimo el 1% PIB a la educación
universitaria pública, en el conjunto del Estado).
● Ausencia de carrera académica clara y definida.
● Falta de políticas activas de eliminación de la precariedad y la temporalidad (si bien es cierto que se limita la temporalidad en las universidades públicas con una nueva formulación).
● Actualización previa negociación de los decretos de retribuciones y de dedicación del profesorado universitario. Ambos decretos, de los años 80, están claramente desactualizados y necesitan urgentemente una revisión, que se podría encuadrar en el Estatuto del PDI (el cual se vuelve a posponer un año más).

Entre las novedades de este documento, destacamos:
● Es una ley muy prolija en algunos aspectos y demasiado generalista en otros.
● Se enfatiza el papel de la universidad como servicio público, cuestión demandada por CCOO en la etapa del anterior ministro.
● Nos parece acertado el compromiso de agilizar las convalidaciones de títulos y los procedimientos migratorios.
● Celebramos la concepción de las becas como derecho subjetivo ligado a la situación socioeconómica, demanda reiterada por CCOO, aunque no desaparezca la mención a criterios académicos.
● Se incorpora un representante sindical en el Consejo de Universidades (propuesta de CCOO).
● Se sigue sin contemplar la Mesa Sectorial de Universidades.
● Se mantiene la anomalía en los cargos electos de mandatos únicos de 6 años. Para CCOO es importante que se mantengan los dos mandatos de 4 años, de acuerdo con las normas establecidas en diversas estructuras del estado.
● Se desvincula el Consejo Social de la comunidad universitaria, excluyendo a los miembros del ámbito universitario, lo que sin duda afectará su funcionamiento y alejará sus decisiones del ámbito académico.
● Se establece el sufragio universal para Rectores y Rectoras, y para Decanos y Decanas, lo que consideramos un avance positivo.
● Se establece la posibilidad de acreditación del profesorado de los cuerpos docentes universitarios por parte de las agencias de evaluación autonómicas, con el consiguiente riesgo de ruptura de homogeneidad en los procesos de acreditación, lo que puede afectar a la movilidad.
● Se echan de menos referencias a la negociación colectiva para determinar las condiciones de trabajo del profesorado: salarios, dedicación,…
● Desaparece la figura de profesor ayudante, lo que pone en duda el acceso al sistema universitario en el periodo predoctoral.
● Se mantiene la doble vía laboral/funcionarial, aunque se establece una mayoría de profesorado universitario funcionario.
● Se desregula casi completamente la composición de los órganos colegiados, y además las funciones de centros (facultades y escuelas) y departamentos.
● Se deriva al desarrollo de posteriores Decretos lo relacionado con la creación de universidades privadas y criterios de calidad de estas.

A falta de una valoración más detallada, esperamos que desde el Ministerio de Universidades se establezca un proceso de diálogo y negociación que permita discutir los problemas de la Universidad española y mejorar las condiciones de trabajo de las plantillas universitarias. Son muchos los problemas acuciantes que resolver y, en algunos casos, no parece que una ley orgánica sea el mejor mecanismo para solucionarlos. Desde CCOO estamos dispuestos a realizar propuestas y a trabajar por una universidad pública de calidad para todos y todas. Para desarrollar una Ley que realmente mejore las condiciones de la universidad española, el ministro debe contar con CCOO.

11 de mayo de 2022
Secretaría de Universidad e Investigación
Federación de Enseñanza - CCOO  




jueves, 12 de mayo de 2022

Ayudas por ascendientes: Iniciativa del Comité de Empresa de PAS laboral

Esta semana se ha puesto en marcha una nueva ayuda asistencial destinada a las personas ascendientes del personal de la ULL. Ayuda que se crea por una propuesta realizada por el Comité de Empresa del PAS laboral a la Comisión de Política asistencial

En concreto, en la primera reunión de la Comisión de Política Asistencial para el Personal de la ULL celebrada el día 21 de febrero, nuestra compañera Alicia Sánchez López (representante del Comité de Empresa en la Comisión) propuso la creación de “una ayuda al personal con ascendientes a cargo”. Para lo que argumenta una larga serie de razones que respaldan la idea como “socialmente justificada y económicamente asumible” tal como consta en el Acta de la reunión.

En el debate sobre este tema intervienen todos los integrantes de la Comisión, analizando los aspectos positivos, el alcance de la ayuda, los requisitos y los posibles problemas. Siendo este último aspecto el que centra la intervención del Gerente por el riesgo de aprobar una ayuda sin conocer realmente el alcance de las necesidades y de cómo puede afectar al presupuesto disponible para la política asistencial destinada al personal. Razón por la que se establece iniciarla con carácter excepcional en una convocatoria separada de las ayudas habituales y con un crédito presupuestario diferenciado.

En el debate también fue de mucha ayuda la intervención de apoyo realizada por nuestra compañera Sylvia Pérez Guillotín (representantes de la Junta de PAS funcionario en la Comisión), especialmente al aportar la solución que evita que esta ayuda pueda afectar negativamente al resto y, sobre todo, al incidir “que las ayudas deben responder al fin social de la convocatoria, dándose las ayudas a quienes más lo necesitan, por lo que defiende una baremación que priorice las rentas más bajas”.

Desde CCOO queremos felicitar a nuestras dos compañeras, Alicia y Sylvia, por su habilidad al presentar una propuesta necesaria de manera convincente y saber respaldarla con argumentos irrefutables. Un aplauso para ellas y, también, para el Comité de Empresa del PAS laboral que acordó llevar la propuesta a la Comisión.

También queremos lamentar la actitud de quienes, llevados por la prisa o por el deseo de criticarlo todo y generar crispación, hayan difundido la idea de que la ayuda no se convocaría (olvidando que una nueva ayuda de este tipo implicaba informes previos de la Asesoría Jurídica, trámites para la aprobación de crédito presupuestario diferenciado, fiscalización del Servicio de Intervención y la preparación del aplicativo informático necesario). En este sentido, no entendemos esa obsesión de algunas personas por cuestionar todo lo que se hace, incluso a costa de inventar críticas.

El siguiente paso será conseguir en los Presupuestos del año 2023 un aumento en la partida de Servicios Asistenciales para el Personal, con el objetivo de ampliar la cobertura de esta ayuda y mejorar algunas que ya han quedado muy desfasadas en cuanto a sus cuantías.