miércoles, 16 de marzo de 2016

¿Por qué la ULL y la ULPGC maltratan al personal investigador contratado?

Si todos, Gobiernos y Rectores, coinciden en señalar que los/as jóvenes investigadores/as y emprededores/as son nuestro futuro, no entendemos por qué las universidades les maltratan

Trabajan a nuestro lado con una beca, un contrato FPI/FPU o por Proyectos y a veces no nos damos cuenta de la situación precaria en la que se encuentran. No percibimos sus problemas de estabilidad laboral o falta de perspectivas en el futuro. Son los principales perjudicados por los recortes en ciencia e investigación y ahora las universidades quieren excluir el reconocimiento de sus derechos laborales y profesionales.

¡FIRMA la petición para apoyarles!

Clic aquí para acceder a change.org y firmar la petición:
www.change.org/p/rectores-apoyen-al-personal-investigador-universitario


Detalle del Convenio colectivo anterior

No hay otra manera de explicar el trato que están sufriendo el conjunto de jóvenes investigadores/as en formación (FPI, FPU, contratos por Proyectos, becas, etc.) por parte de las dos universidades canarias. Tanto la ULL como la ULPGC han creado una bolsa de precariedad en torno a la investigación que se desarrolla en las universidades, apostando claramente por bajos salarios, no reconocimiento de derechos básicos, como la asistencia médica o permisos para atender obligaciones legales o ineludibles, falta de transparencia en la selección, retrasos en los pagos, desprotección ante situaciones de acoso, limitación de derechos o no reconocimiento de los mismos a pesar de estar amparados en las Leyes, y un innumerable etcétera.

El último ejemplo de maltrato ha surgido durante la primera sesión negociadora del futuro II Convenio del PDI contratado laboral de las universidades canarias, cuando la ULL y la ULPGC han pretendido "dejando fuera" del Convenio al colectivo de investigadoras e investigadores contratados. Es decir, en lugar de ampliar la cobertura de este colectivo que trabaja en condiciones de precariedad y que en el primer Convenio colectivo tiene limitada su aplicación a un solo artículo, en esta ocasión se pretende dejarlos igual o incluso excluirlos totalmente.

Es evidente que el interés de las universidades es la desregulación absoluta, de forma que no quede constancia de ninguna reglamentación que proteja derechos y establezca obligaciones para la ULL o la ULPGC. Dejando en manos de la buena o mala voluntad de los responsables institucionales el resultado final.

Es un absurdo que cuando la sociedad en su conjunto ha aumentado su valoración sobre el colectivo de investigadores e investigadoras, cuando todas las instituciones hablan de estimular este sentimiento, las dos universidades canarias mantengan un discurso hipócrita en el que publicitan una actitud pero en la práctica aplican el criterio totalmente contrario.

Apoyar a las y los jóvenes investigadores/as en formación no es salir en los medios de comunicación hablando bien de ellos y ellas. Apoyar de verdad es aplicar medidas de estímulo y reconocimiento de su trabajo, potenciar su presencia en las universidades y aumentar su visibilidad y proyección.

Lo contrario es [P]recarizarlos/as aún mas: en el blog CCOO[P]recarios/as se puede ampliar la información.

5 comentarios:

  1. Hola, en este tema se les debe dar a las dos Universidades un NO rotundo. Por otro lado, entiendo que ustedes, teniendo la Presidencia del Comité de Empresa, han desistido del cumplimiento del I Convenio Colectivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos contigo el rechazo más absoluto a la pretensión de las universidades de excluir de sus derechos al personal investigador contratado. Sin embargo no podemos estar de acuerdo en tu otra afirmación.

      El primer Convenio Colectivo entró en vigor en 2012 y prácticamente desde su inicio se incumplían algunos apartados, pero te recordamos que CCOO asumió la presidencia del Comite de Empresa del PDI contratado hace apenas un año. Así que dificilmente se nos puede responsabilizar de "desistir".

      Más bien todo lo contrario. Creemos que en las elecciones para renovar al Comité pesó mucho nuestra combatividad y esfuerzo para resistir los recortes e incumplimientos. De forma que pasamos de tener 5 representantes a 9, duplicando los votos.

      Y en cumplimiento de aquel compromiso CCOO ha puesto en marcha una reclamación de Conflicto Colectivo para exigir el cumplimiento del primer Convenio. Conflicto colectivo que ha llegado a acuerdo en algunos temas con la ULL pero que tiene pendiente de resolver la parte relativa al pago de sexenios de investigación, y que esperamos se resuelva antes de terminar este mes.

      Eliminar
  2. Gracias por la pronta respuesta. Deseo que lo último que comentas se cumpla.

    ResponderEliminar
  3. Yo no creo que las universidades maltraten el personal investigador Esto es falsear la información. En este asunto concreto se pueden haber hecho mal las cosas, pero a muchos profesores sólo nos falta ya llevarnos a los becarios a nuestra casa
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola J, no dudo de que la inmensa mayoría del profesorado trata a los chicos y chicas que empiezan su investigación como hijos. Lo he podido comprobar.

      Pero mi experiencia personal asesorándolos en estos últimos cinco años me dicen que la ULL y la ULPGC los maltratan, literalmente.

      ¿Sabías que la ULL todavía no les ha devuelto la parte de la Paga Extra2012 que nosotros cobramos el pasado mes de enero, y que se niega a devolvérsela?

      ¿Cómo hay que llamar a esa actitud? Como te digo, en estos cinco años asesorando a los investigadores contratados he vivido situaciones alucinantes fuera de toda lógica y totalmente alejadas de lo que debe ser un trato correcto en las dos universidades canarias.

      A una contratada por proyectos que estuvo embarcada un mes ininterumpidamente trabajando todos los días se le negó el derecho a la compensación de sábados y domingos en su regreso, cuando el sistema de compensación de festivos es obligatorio en los embarques de la marina mercante y también en el propio CSIC.

      A varios becarios del SEGAI se les negó el permiso para acudir al médico durante su jornada de trabajo (¿trabajo?) a pesar de que estaban enfermos. Por cierto, la ULL mantiene a los técnicos del SEGAI (alguno con casi cuarenta años y con hijos) como becarios cobrando menos de 900 euros. Algo que ya no pasa en casi ninguna universidad, ni siquiera en la vecina de Las Palmas donde todos ya están con contratos. Para colmo, a éstos se intento prohibirles ilegalmente que se presentaran para renovar sus becas pero, por suerte, el Vicerrector recapacitó y aceptó un recurso que le presentaron sobre ese tema y se recondujo la situación. Pero hubo que reclamar y protestar.

      Existe una enorme disparidad en las retribuciones. Es verdad que en algunos casos vienen impuestas por la convocatoria que las origina (FPI-MEC, FPU, FPI-ACIISI...) pero también es cierto que eso no es así en la mayoría de los casos, y ni siquiera existe un "salario mínimo". Así que te puedes encontrar retribuciones desde 700 euros al mes.

      En general, a casi todos los contratos por proyectos les ponen 40 horas de trabajo semanal, la habitual ¡en la empresa privada! porque nosotros y todos los empleados públicos tenemos fijada por Ley una jornada de 37,5 horas semanales. ¿No es eso maltratarlos? Porque es cierto que en la mayoría de los casos son los jóvenes investigadores quienes voluntariamente permanecen en sus puestos más tiempo del estipulado, pero hemos tenido problemas con algún profesor estúpido, que alguno hay, que les obliga a cumplir la jornada. Y casualmente esos problemas han surgido con investigadoras jóvenes que se han quedado embarazadas o han tenido hijos.

      Podría estar relatándote situaciones vividas en estos cinco años, pero creo que te cansaría y te sorprenderían ya que todas son inexplicables. Pero todas han sucedido y siguen sucediendo.

      Por esas razones nosotros defendemos que sus condiciones de trabajo deben estar reguladas, igual que las del PDI contratado (horarios, salarios, jornada, permisos por enfermedad, etc.) en el Convenio Colectivo. ¡Pero la ULL y la ULPGC han dicho que no!

      Personalmente, obligar a alguien a trabajar 30 días seguidos sin compensarle los festivos, negar el permiso para ir al médico, pagar salarios de miseria por un trabajo de calidad y especializado, negar permisos a embarazadas para acudir al médico o a madres para ejercer el derecho de lactancia, imponerles una jornada laboral superior a la nuestra, negarles la devolución de la Extra suprimida cuando nosotros hemos cobrado esa parte, etc. solo merecen el calificativo de maltrato.

      Y sinceramente, siento que tu y un conjunto mayoritario de profesorado no lo perciba así. Porque esa actitud de consentimiento es la que permite que estas cosas sigan pasando. Es como todos los maltratos en general (a la mujer, a los niños en los colegios, los abusos sexuales, etc.): no lo practicamos nosotros pero toleramos que otros sí lo hagan.

      Eliminar